Hidratación en Pediatría: Importancia y Tratamientos

La deshidratación es una de las principales complicaciones que afecta a los pacientes pediátricos, especialmente en países en vías de desarrollo.

El cuerpo de un niño está compuesto principalmente por agua, por lo que cualquier patología puede comprometer los principales órganos y sistemas, como el circulatorio, renal, nervioso, respiratorio y digestivo.

Es fundamental comprender la importancia de la hidratación adecuada y el uso de tratamientos parenterales en pediatría para prevenir complicaciones graves y mejorar la salud de los niños.

Hidratación en pediatría

Importancia de la hidratación en pediatría

El contenido hídrico en el organismo de los niños es mucho mayor que en los adultos, representando alrededor del 70% de su peso corporal. Esta alta proporción de agua los hace más susceptibles a la deshidratación y sus consecuencias. Diversas patologías, como la diarrea, pueden llevar a una pérdida excesiva de líquidos, lo que aumenta el riesgo de desequilibrios electrolíticos y complicaciones graves.

La deshidratación en pediatría es una de las principales causas de morbimortalidad en países en desarrollo, lo que la convierte en una patología de alta relevancia en los servicios de urgencia pediátricos. Un manejo adecuado y oportuno de la hidratación es crucial para prevenir complicaciones como el shock hipovolémico, la falla renal y las alteraciones del estado de conciencia.

Tratamientos de hidratación en pediatría

Existen diferentes enfoques para tratar la deshidratación en pacientes pediátricos, siendo el tratamiento parenteral uno de los más eficaces y rápidos. La administración intravenosa de líquidos permite una rápida rehidratación y suministro de nutrientes, evitando complicaciones graves.

El volumen de líquidos administrado en el tratamiento de la deshidratación varía según la gravedad del caso. En casos de deshidratación leve, se suelen administrar alrededor de 50 mL/kg en 4 horas, mientras que en casos de deshidratación moderada se incrementa a 100 mL/kg en el mismo período de tiempo. Además, por cada deposición diarreica, se administran 10 mL/kg adicionales, hasta un máximo de 240 mL. Es importante reevaluar al paciente después de 4 horas y repetir el mismo volumen si persisten los signos de deshidratación.

Tratamiento de deshidratación en pacientes con cólera

Los pacientes con cólera pueden requerir grandes volúmenes de líquidos debido a la naturaleza profusa de la diarrea. Es fundamental mantener una reposición hídrica adecuada para prevenir complicaciones graves. Se recomienda administrar muchos litros de líquido por día, adaptando el tratamiento según la respuesta del paciente.

Rehidratación oral en pediatría

En muchos casos, los vómitos no impiden la rehidratación oral, a menos que exista una obstrucción intestinal u otra contraindicación para la ingesta de líquidos por vía oral. Se utilizan pequeñas cantidades de líquido en intervalos frecuentes, comenzando con 5 mL cada 5 minutos y aumentando gradualmente según la tolerancia del paciente. El volumen total requerido durante un período de 4 horas se puede dividir en múltiples alícuotas más pequeñas para una administración más cómoda.

Es importante destacar que una vez se haya reemplazado el déficit de líquidos, se debe utilizar una solución oral de mantenimiento con menor contenido de sodio. Además, los niños deben consumir una dieta apropiada para su edad una vez hayan sido rehidratados y hayan dejado de vomitar. Los lactantes pueden reanudar la lactancia materna o artificial.

Conclusión

La hidratación adecuada es fundamental en el tratamiento de la deshidratación en pacientes pediátricos. El uso de tratamientos parenterales, como la administración intravenosa de líquidos, es una de las formas más efectivas y rapidas de hidratar a los niños. Es importante considerar la gravedad de la deshidratación y ajustar el volumen de líquidos administrados en consecuencia. Además, la rehidratación oral puede ser efectiva en muchos casos, siempre y cuando no existan contraindicaciones.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad