El acné del bebé desaparece por sí solo: ¿Cuándo desaparece?

Introducción

El acné neonatal, también identificado como acné del bebé, es una afección dermatológica habitual que impacta cerca del 20% de los recién nacidos. Consiste en la aparición de pápulas y pústulas en la epidermis, principalmente en las mejillas, frente y barbilla del infante. Aunque podría inquietar a los progenitores, se trata de una condición benigna que se resuelve de forma espontánea en pocos meses.

En esta guía explicaremos en detalle qué es el acné del bebé, cuáles son sus causas, cuándo aparece y desaparece, cómo cuidar la piel del bebé para aliviarlo y prevenirlo, y cuándo consultar al pediatra. El acné infantil no requiere tratamiento, pero seguir unos sencillos consejos para el cuidado de la piel ayudará a que se vaya más rápido y no empeore.

El acné del bebé desaparece por sí solo

¿Qué es el acné del bebé?

El acné del bebé consiste en la aparición de granitos o espinillas, llamados comedones, en la piel. Pueden ser:

  • Comedones blancos: tapones de células muertas y sebo en el interior del folículo piloso.
  • Comedones negros o puntos negros: comedones abiertos por donde sale la grasa a la superficie.
  • Espinillas o pústulas: inflamación de los folículos con acumulación de pus.

Lo más frecuente son los comedones blancos, que dan un aspecto de «piel de naranja». También pueden aparecer pequeñas manchas rojas alrededor de los granitos.

En general, el acné neonatal se localiza en el rostro, especialmente en las mejillas, frente, barbilla y nariz del bebé. En casos particulares, puede manifestarse en el cuero cabelludo, cuello, pecho y espalda.

Cómo funciona el acné del bebé

Aunque no se conocen con exactitud las causas del acné infantil, se cree que está provocado por la acción de las hormonas maternales que aún circulan en el bebé tras el parto.

Estas hormonas (estrógenos, progesterona) estimulan las glándulas sebáceas del recién nacido, que producen más sebo o grasa. El exceso de sebo tapona los folículos pilosos, donde se acumulan células muertas, dando lugar a los comedones.

Otros posibles factores que influyen son:

  • Mayor sensibilidad de la piel del bebé.
  • Colonización de la piel por la levadura Malassezia.
  • Restos del vernix caseoso tras el parto.

En la mayoría de los casos el acné del bebé desaparece espontáneamente sin dejar secuelas. No se considera un trastorno hormonal del bebé.

Cómo cuidar la piel del bebé

Limpieza diaria de la cara del bebé

Lavado con agua tibia

Lave la cara del bebé una vez al día con agua tibia y una gasa suave o un paño limpio. Evite frotar la piel.

Secado suave de la piel

Seque la cara dando pequeños toques con una toalla limpia para absorber el agua. No frote la toalla contra la piel.

Evitar pellizcar o frotar el acné

No presione, pellizque ni manipule los granitos del bebé, porque esto puede empeorar la inflamación y provocar infecciones.

Evitando lociones, ungüentos y aceites

No aplique lociones, cremas ni aceites sobre el acné del bebé, ya que pueden obstruir los poros e irritar la piel. Tampoco utilice jabones medicados.

Acné del bebé: ¿Cuándo desaparece?

Acné en recién nacidos y su trayectoria

El acné neonatal surge entre las 3 y 4 semanas de vida en el 20% de los recién nacidos. Usualmente persiste durante 4 a 6 semanas y tiende a desaparecer antes de los 3 a 4 meses de edad.

Síntomas comunes del acné infantil

Los signos típicos del acné del lactante son:

  • Comedones blancos en la cara.
  • Pequeñas espinillas o pústulas.
  • Piel enrojecida alrededor de los granitos.
  • Acné en mejillas, frente, mentón y nariz.

No suele haber más síntomas ni provocar irritación o picor en el bebé.

Consulta al dermatólogo

Si el acné no mejora tras 6 meses o muestra agravamiento, es aconsejable concertar una cita con el dermatólogo para descartar otras problemáticas y, en caso necesario, iniciar un tratamiento.

Consideraciones especiales para el acné del bebé

Uso de leche materna para el acné del bebé

Algunas madres han observado mejoría aplicando unas gotas de leche materna sobre el acné. La leche contiene factores antiinflamatorios y antibacterianos que podrían ayudar. No obstante, no hay suficientes estudios que avalen su eficacia.

Cuándo consultar a un médico

Aunque el acné neonatal suele ser leve y transitorio, se sugiere consultar al pediatra si:

  • Persiste después de los 6 meses.
  • Empeora o se extiende a otras zonas.
  • Se observan pústulas con pus.
  • El bebé presenta fiebre, irritabilidad o malestar.

En estos casos, el médico estudiará al bebé para descartar otros problemas de piel como dermatitis seborreica, sarna, infecciones, o enfermedades sistémicas.

Prevención del acné del bebé

Protección de la piel del bebé

Aunque no se puede prevenir totalmente, se pueden seguir algunos consejos para evitar la aparición de acné o reducir sus síntomas:

  • Limpiar suavemente la piel del bebé con agua tibia una vez al día.
  • Secar dando toques suaves sin frotar.
  • Mantener la piel del bebé siempre limpia y seca.
  • Vestir al bebé con ropa de tejidos naturales como el algodón.
  • Cambiar los pañales con frecuencia para evitar la humedad.

Cuidados y recomendaciones

  • No utilizar jabones ni exfoliantes en la piel del bebé.
  • No aplicar cremas ni lociones en la zona del acné.
  • No exponer al bebé al sol para evitar el exceso de calor.
  • Extremar la higiene en todo lo que entre en contacto con la piel del niño.

Conclusión

Pensamientos finales sobre el acné del bebé

El acné en los recién nacidos es muy frecuente y no debe causar alarma a los padres. Se trata de un fenómeno transitorio y autolimitado, que no requiere tratamiento en la mayoría de los casos.

Al acoger medidas sencillas como limpieza suave, mantenimiento de la piel seca y protección, y la evitación de agentes irritantes, es posible propiciar una resolución más pronta del acné neonatal sin dejar marcas.

En caso de que el acné no muestre mejoría o empeore después de los 3 a 4 meses de edad, es crucial consultar al pediatra para descartar otros problemas cutáneos. Con paciencia y una atención adecuada, el acné se desvanecerá y la piel del bebé recuperará su aspecto saludable y terso.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad